sábado, 23 de julio de 2011

DESERCION ESCOLAR Y CONCEPTO

Deserción Escolar y Conceptos


La palabra deserción se deriva del vocablo desertar que a su vez etimológicamente, viene del latín "Desertare", que significa abandonar.
Desde el punto de vista general, la deserción escolar se relaciona con la fuga de los alumnos de la escuela, después de haber asistido algún tiempo a ella.
El alumno abandona sus estudios huyendo de las clases para no regresar. Como se puede apreciar la deserción escolar implica abandono en forma definitiva del Centro Educativo, después de haber matriculado y por tanto no puede concluir el grado o nivel de estudio.
Por deserción escolar se entiende el abandono del sistema educativopor parte de los alumnos, provocado por una combinación de factores que se generan tanto en la escuela como en contextos de tipo social, familiar e individual.
Se define como Tasa de deserción escolar a la "Proporción de alumnos que abandonan las actividades escolares por un año o más, antes de haber concluido el nivel educativo que se hallaban cursando el año anterior, respecto a la matrícula del grado en que se encontraban matriculados dicho año."
La deserción estudiantil es un retiro definitivo, rara vez es un evento inesperado. Se presenta más bien como una cadena de hechos que van elevando el riesgo de deserción a medida que se avanza en edad y se experimentan crecientes dificultades de rendimiento y de adaptación, especialmente cuando se transmite del ciclo primario al secundario.
Deserción Escolar como problema
La deserción escolar es un problema socio-educativo, y se refiere a la masa de estudiantes que han abandonado sus estudios en cualquier momento del año escolar.
Esta asistencia completamente irregular, reiterada y discontinua se mantiene en unos, otros se ausentan definitivamente. Esto ocurre en todas las poblaciones donde funcionan escuelas y ocasionen grave perjuicio para el desarrollo normal del proceso educativo y para el funcionamiento regular de las escuelas de manera general.
Por esta razón la deserción escolar o ausentismo es considerada como una de las causas del proceso escolar que requiere abordar en forma efectiva y sistemática que erradique de una vez por todo este problema.
La deserción es una de las muchas dificultades, como las constantes repeticiones e incluso con el abandono temporal de las aulas.
*       Desde el punto de vista general, la deserción escolar se relaciona con la fuga de los alumnos de la escuela después de haber asistido algún tiempo a ella.
*       Desde el punto de vista estrictamente educativo la deserción escolar, se conceptúa como "Un Problema de Índole Psicosocial" que implica la modificación de la conducta del educando en relación a su presencia en el proceso educativo que lo lleva al abandono de clases y cuyo retorno se hace difícil
Se puede afirmar que el ausentismo en el campo educativo, es como el termómetro en el campo físico que mide el grado de desarrollo cuantitativo y cualitativo de los centros educativos. Si la asistencia es normal, ósea del 100%, entonces la escuela tiene gran poder o capacidad de retención, si es menor a estos porcentajes o va bajando la asistencia de los alumnos en los Centros Educativos, que va perdiendo su capacidad de retención, y desde luego ir aumentando el índice de deserción convirtiéndose en una de las causas de subdesarrollo, del atraso, de la dominación y dependencia.
La deserción es un problema psicosocial. Esto significa que hay un compromiso en la esfera actitudinal- emocional y cognitiva del educando. Generalmente los alumnos que abandonan el centro educativo tienen evidencias, actitudes negativas con respecto a su colegio y a la educación en general y de esta situación tiene conocimiento de las consecuencias. Pero muchos de ellos han tomado esta decisión en base a factores generalmente extremos de su dimensión psicológica de índole social, como por ejemplo, ingresar a otros menesteres: trabajo, delincuencia, maternidad, enfermedad, etc.
Como puede apreciarse, la deserción no es un problema simple sino más bien complejo, tanto en sus características como en los factores que los condicionan; por ello el docente no solamente debe concretarse a informar y describir el problema de la deserción, sino conocer sus causas, para poder proveerlo, a través de su acción orientadora a los alumnos.
Con todo esto a pesar de los avances logrados a fines de la década pasada, el rezago de las zonas rurales en comparación con las urbanas seguía siendo muy elevado. En 10 de 124 países examinados, la tasa global de deserción rural rebasaba no menos de 20 puntos porcentuales, la tasa urbana, y en cinco la superaba en 30 o más puntos. Sólo en Brasil y en La República Dominicana y en menor medida en Chile y en Panamá, esas diferencias eran menores, aunque igualmente preocupantes.
Las altas tasas de deserción escolar registradas en la gran mayoría de los países se traducen en un bajo número de años de educaciónaprobados, muy por debajo del ciclo secundario completo, considerado como el capitaleducativo mínimo necesario para insertarse en empleos urbanos con altas posibilidades de situarse fuera de la pobreza.
Una novedad: en las zonas urbanas las niñas abandonan la escuela con menos frecuencia que los niños y, además, muestran un menor índice de repetición que les permite completar la educación secundaria sin retraso. En cambio, en las zonas rurales las mujeres tienden a dejar de estudiar antes que los hombres, sobre todo en los primeros años de la primaria.
Por otro lado, el abandono escolar es mucho más frecuente entre los adolescentes de los hogares de menores ingresos, y ésta es una de las principales vías a través de las cuales se reproducen las desigualdades sociales.
 En su salida influyen también otros factores, como el trabajo, el embarazoprecoz y la falta de recursos.
En las zonas rurales, en cambio, la deserción ocurre casi totalmente o con mucha mayor frecuencia, durante el ciclo primario, y en algunos de los estados un porcentaje muy bajo de los niños logra completar dicho ciclo. En Panamá  en los que una fracción relativamente más alta de los niños de zonas rurales logra acceder a la Educación Secundaria, entre un 20 y un 40% de ellos, abandonan la escuela en el transcurso de ese ciclo.
Corresponde destacar que la falta de interés por los estudios, como razón principal del abandono, se aduce con mayor reiteración y los problemas de desempeño escolar, aunque sin duda ambos factores, están estrechamente relacionados. Tanto en las zonas Urbanas, como en las rurales los varones mencionan con más frecuencia que las mujeres haber desertado por falta de interés en los estudios.
Eso está en consonancia con la evidencia del superior tiempo de permanencia en la escuela y con el mayor rendimiento que están logrando los adolescentes en comparación con los jóvenes, especialmente en la enseñanza secundaria.
Se puede afirmar que los programas sociales destinados a reducir el abandono escolar temprano debieran ocupar un lugar prioritario en las agendas de los gobiernos de la región. Los esfuerzos destinados a elevar los índices de retención en la primaria, junto con el mejoramiento de la calidad de la educación, son decisivos para el cumplimiento de los objetivos de desarrollo del milenio.
Las políticas tendientes a mejorar la retención de los niños y niñas en la escuela, no solo rinden en términos de menores costoso sociales, sino que producen significativos impactos en materia de aumento de los ingresos laborales; y asimismo las mayores oportunidades y acceder a trabajos mejor remunerados que se traducen en un menor número y duración de periodo de desempleo, para quienes logran completar el ciclo secundario y pueden continuar sus estudios, así como menores pérdidas salariales al obtener los nuevos empleos.
No menos importante es la consideración de que la disminución drástica de niños y niñas que abandonan la escuela antes del término del ciclo básico o una vez completado este, es la principal vía para evitar el trabajo infantil y para cumplir con los acuerdos internacionales consagrados en la Convención de los Derechos del Niño.
Sin embargo, los esfuerzos para evitar la deserción escolar, a fin de que los jóvenes de hoy puedan alcanzar mayores niveles de educación y unos ingresos laborales futuros más altos, que les permitan mantener a sus familias fuera de la pobreza, no rendirán sus frutos, si las políticas educacionales cuyos efectos potenciales sobre el bienestar y la equidad son a largo plazo y no van acompañadas de una dinámica de generación de empleos de calidad y de una adecuada protección social, que permitan absorber productivamente las mayores calificaciones comprensivas

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada